• Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Linkedin

Carlos Guzzetti y Daniel Waisbrot en la mesa inaugural del ciclo

Publicada el 28/03/2018





Más allá de la psicopatología

Presencias de Eros en la clínica

Carlos Guzzetti

 

Entre los aniversarios a destiempo que hoy celebramos, los 25 años del Colegio de Estudios Avanzados y los 20 del Colegio de Psicoanalistas agrego el mío propio, 10 años de miembro del Colegio. Participé del primer año del original, allá por 1992 y luego de un largo interregno me incorporé al actual. En ese momento hice una presentación sobre la amistad, que algunos recordarán y que hoy me permite abrir, a la manera de Windows, la primera solapa del tema del año que iniciamos hoy.

Cuando resolvimos en nuestra asamblea anual el título que nos convoca, creo que nos impulsó fuertemente el sedimento del tema del año pasado, cuando pusimos la mira en las versiones clínicas y sociales de la pulsión de muerte. Discutimos, disentimos y acordamos sobre muchos aspectos explorando los recovecos más oscuros de nuestra labor. El pesimismo militante de Freud sobre lo irredimible de la naturaleza humana y lo inexorable de la repetición (humanista trágico lo llamó el año pasado Rafael Paz) siempre deja un sabor agridulce y una pregunta sobre la función y alcance de nuestro oficio. Recorrimos a lo largo del año cuestiones como la violencia sobre las mujeres, el suicidio, el sufrimiento adolescente, las relaciones iatrogénicas de pareja, la crueldad del capital financiero y mucho más. Son los temas por los que nuestros pacientes consultan y solicitan nuestra ayuda.

Este año quisimos cambiar la perspectiva de nuestra mirada y preguntarnos sobre los recursos, tanto los subjetivos, como los propios del dispositivo analítico y los sociales, que ponen en movimiento, permiten salir del estancamiento neurótico, de la desorganización y el padecimiento psíquicos, para contribuir a hacer de la vida una que valga la pena ser vivida. En definitiva poner el acento sobre lo que hace progresar el trabajo de un análisis, ya no entonces sobre las resistencias sino sobre las facilitaciones.

Como decía, la amistad, el amigo, es uno de los principales recursos con que cuenta un sujeto para sanar. El extraordinario Oliver Sacks dijo en Despertares:

“La amistad posee virtudes curativas, y todos somos un poco médicos de los demás. No hallaremos mejor medicamento en nuestra vida que un amigo fiel. Y el mundo es el hospital donde tiene lugar la curación.”

Cuando un paciente llega a consulta por primera vez suelo preguntarle si tiene amigos, de dónde los conoce, qué clase de vínculos mantiene con ellos. Es un indicador diagnóstico de primer orden, nos permite inferir la trama que sostiene sus posibilidades de alcanzar un poco más de felicidad en la vida. Los momentos depresivos, por ejemplo, tienen un muy diferente pronóstico si el paciente tiene amigos que si está aislado. Las mejorías en un tratamiento suelen estar acompañadas de una vida social más amplia y de una profundización en los vínculos de amistad. Son observables clínicos muy evidentes.

Y esto me permite abrir un breve comentario sobre el título del año: “Más allá de la psicopatología”. Cuando hablo de indicador diagnóstico no me refiero a que permita distinguir de qué estructura psicopatológica se trate sino precisamente de diagnosticar cuán accesible a nuestra intervención es quien tenemos delante. Esta perspectiva atraviesa las distintas categorías psicopatológicas y condiciona nuestro modo de abordaje, siempre singular.

La amistad es un destino del amor que no alcanza a ser definido ni por la sumisión al superyó o al ideal, ni por la inhibición de las metas sexuales. Ni filial, ni paterno, ni fraterno, al amigo nos une un lazo alejado de la intención de dominio o apropiación del otro y que es ocasión de una realización compartida de deseos.

Muchas veces he escuchado decir, al modo de resistencia a encarar un tratamiento, que es innecesario pagar por ser escuchado cuando se tienen amigos con quienes hablar, dando por sentado que sus funciones son equivalentes. Así y todo muchos de ellos llegan al consultorio, dejando así en evidencia que el analista no es un amigo, pero hay algo que emparenta ambos lugares.

La transferencia analítica es heredera del curioso análisis originario de Freud con Fliess en el contexto de una amistad intensa y pasional de final bien conocido. La transferencia es amor, éros, -el sentido freudiano se aleja sustancialmente del griego- y tal vez debamos pensar como filía lo que Freud llamaba “transferencia positiva”, esa función del amor que motoriza el deseo.

Los antiguos griegos distinguían esos dos términos que nos han llegado –con las metamorfosis producidas por la distancia epocal—como la disyunción “amor-amistad”. Digo entonces que si el amor de transferencia en sus vertientes resistenciales negativa o erótica puede invocar a éros, la transferencia positiva, cuando la cosa marcha, está del lado de la filía.

Estamos habituados a pensar la serie de las castraciones, oral, anal, fálica, alienación-separación, lo real imposible -se las ha nombrado de muchos modos-. Son las maneras y momentos en que la ley se inscribe en el infans, lo sujeta, lo “edipiza”, y eso condiciona el modo de dirigir la cura. Me refiero a los análisis “edipizantes” o a los centrados en “la falta”. Los que en su momento hicieron decir a Deleuze y Guattari: “En el frontón del gabinete está escrito: deja tus máquinas deseantes en la puerta,…entra y déjate edipizar”.

A esa serie de castraciones: una autora que muchos conocen ya que estuvo aquí como invitada hace un par de años, Radmila Zygouris, en un trabajo titulado “El niño del júbilo” señala otra serie de experiencias, la del júbilo, que traza una línea directriz entre tres autores:

“Sobre qué experiencias precoces –se pregunta- se apuntalan el deseo y las capacidades del hombre para rebelarse de una manera no patológica y vivir por fuera de la sumisión ‘voluntaria’, así como para ser alegre en desmedro de una realidad que no lo alienta demasiado”.

Debate con Freud el fort-da, señalando que el juego es una creación del niño para dominar su dependencia relacional, un acto de libertad jubiloso en la desaparición y el reencuentro con el carretel. Coincidentemente Ricardo Rodulfo ubica en esa experiencia un deseo de separación de la madre, un impulso libertario.

 La otra experiencia de júbilo es la que Lacan describe en “El estadio del espejo”. La captura anticipatoria de la Gestalt que da forma a un yo unificado, separándolo del cuerpo del otro, es asumida jubilosamente por el cachorro humano, que experimenta de este modo una independencia fundante.

Finalmente, en las observaciones de Winnicott, el momento de constitución del objeto transicional, encontrado y creado al mismo tiempo, tiene un tono jubiloso.

Estas experiencias son posibles si el entorno de crianza es favorable y les permite desplegarse sin interferencias ni demandas excesivas y constituyen una condición necesaria aunque no suficiente para el desarrollo de recursos vitales en la vida adulta. Un niño que ha podido experimentar plenamente su júbilo tiene mejores probabilidades de enfrentar con menor sufrimiento las adversidades de la vida preservando la alegría.

Considerar la experiencia clínica desde esta perspectiva nos hace valorar las herramientas con que contamos para ello.

Señalo dos más:

En primer plano, el humor, del que Freud se ocupó en 1927. Allí señala que en el humor el principio del placer logra sobreponerse a la adversidad de las circunstancias reales, manifestándose como un triunfo del narcisismo, “victoriosa confirmación de la invulnerabilidad del yo”. Le otorga un lugar entre los recursos que el aparato psíquico ha desarrollado para rehuir el sufrimiento, por medio del desplazamiento masivo de investiduras sobre el superyó, para quien el yo resulta entonces insignificante. Aparece así en el humor la figura de un súper yo benévolo, que consuela al yo de su pequeñez proporcionándole un goce placentero, como si le dijera: “Todo esto que te angustia, el mundo peligroso que te amenaza, no es más que un juego de niños”.

La práctica enseña el enorme valor de la actitud humorística en el trabajo de análisis. Recuerdo a un antiguo paciente que se sabía insoportable porque sufría espantosamente cada contrariedad de su vida, de la que por lo general era responsable ya que se metía en problemas todo el tiempo. Sesión tras sesión repetía su letanía lastimera, aunque siempre conservaba un sentido del humor que provocaba interrupciones risueñas en los contextos más dramáticos. Un día me preguntó por qué yo lo soportaba y le respondí lo primero que me vino a la mente: “por tu humor”. Esa intervención dio ocasión a otras aperturas del tratamiento.

Si el humor alivia la severidad del súper yo significa que trabaja en el mismo sentido que el análisis. Una afirmación de Deleuze ilumina otro aspecto:

“El humor es inseparable de una fuerza selectiva: en lo que sucede (accidente), selecciona el acontecimiento puro.” Puede “vincular a las pestes, a las tiranías, a las guerras más espantosas la suerte cómica de haber reinado para nada” (Lógica del sentido, p. 159).

Una intervención humorística lograda puede tomar el valor de acontecimiento, capaz de imprimir nuevos rumbos al trabajo asociativo.

Con estas afirmaciones estoy muy lejos de propiciar una posición “Patch Adams” que nos afilie a los payamédicos. Sin embargo creo que un tratamiento que cursa por los carriles exclusivos de la seriedad y la formalidad tiene menos oportunidades de avanzar que con una disposición al humor y la alegría. Cabe aquí interrogar los conceptos –que ya discutimos otros años- de la neutralidad y la abstinencia.

Finalmente quiero indicar la importancia de la creatividad, tal como la puso en valor la obra de Winnicott (Realidad y juego, Cap. 5). Seguramente en la próxima reunión Alfredo tratará la cuestión in extenso. Esta capacidad de algún modo sustenta a todas las otras, es la clave de la cura y la herramienta más poderosa del analista. La apercepción creadora es lo que hace que el individuo sienta que la vida vale la pena. En condiciones normales, con una razonable capacidad cerebral, con un hardware suficiente, todo lo que una persona produce es creativo, salvo que esa capacidad se vea impedida por la enfermedad o por factores ambientales muy adversos.

El análisis tiende a liberar la capacidad creativa de las personas. Por ejemplo, Rolando inventó a los doce años el recurso de jugar a la pelota con la zurda y con eso se curó la tartamudez. Ercilia salió de un letargo deseante muy prolongado descubriendo su temprana inclinación por el modelado de arcilla. Martín logró investir el cultivo de cannabis como forma de superar una severa adicción a las pastillas y finalmente se desinteresó por fumar yerba y sólo lo hace socialmente. Omar aprendió a bailar tango como respuesta a un catastrófico desengaño amoroso.

Todos estos recursos van en contra de la tendencia a la sumisión. La mayoría de nuestros pacientes viven sometidos a otros, a mandatos de otros o a imperativos superyoicos y sufren por ello.

La amistad es todo lo contrario de una relación de sumisión. El amigo es otro-sí mismo, está habitado por la radicalidad de lo otro, es el diferente pero igual. Si una relación se inunda de demandas de amor, termina con la amistad, reino del “saber callar” –como afirmo en ese trabajo-.

Si las experiencias tempranas se han atravesado con éxito, la alegría de la vida tiene un lugar posible, aun en condiciones de adversidad, tales como las que vivimos a nivel global. La alegría es insumisa, como lo es el humor.

Si dijera en este momento “¡Linda manera de empezar el ciclo!” probablemente no nos sonreiríamos, salvo que se nos hiciera presente la humorada del condenado a muerte que cuenta Freud. En todo caso humor de cenáculo, pero contestatario, que ironiza sobre las contraseñas y guiños compartidos.

La creatividad por propia definición es la capacidad de transformar el mundo, de no entregarse pasivamente a sus determinaciones.

Quedan fuera de este escueto inventario de “presencias de Eros en la clínica” muchas otras, que seguramente serán exploradas a lo largo de este año de trabajo, que deseo productivo y alegre. Cintia Dafond, por ejemplo, se comprometió con un trabajo sobre la risa y la curiosidad.

Ahora bien, no se trata exclusivamente de la mayor o menor disponibilidad de recursos del sujeto que consulta sino también de lo que el dispositivo pueda aportar. Los analistas estamos sometidos a las mismas determinaciones culturales, ambientales, sociales, económicas y simbólicas que nuestros pacientes. Sabemos del confort de una teoría abarcativa y consistente –aunque no sea la Teoría del todo de Stephen Hawking- y muchas veces nos entregamos perezosamente a las certidumbres que pueda ofrecernos. Afortunadamente las más de las veces encontramos en nuestros maestros ese espíritu inquieto que los ha llevado a inventar ideas y métodos, a veces controversiales, pero siempre inspiradores para todos los practicantes de este arte singular.

La creatividad, el humor, la alegría en el trabajo, la capacidad de amistad, son condiciones imprescindibles para saber ayudar a nuestros pacientes a vivir mejor y su puesta en juego en la transferencia propicia un dispositivo flexible –elástico diría Ferenczi- capaz de operar atravesando los cuadros psicopatológicos y las condiciones de encuadre. Pensemos al respecto en los variados dispositivos clínicos que se han inventado en instituciones públicas y privadas.

Quiero hacer mención a un concepto polémico en nuestro campo como es la “resiliencia”, definida como la capacidad para adaptarse positivamente a situaciones adversas. Salteándome las posibles discusiones que el término y su uso suscitan sólo señalo que las condiciones relacionales, culturales y sociales son la trama en la que puede desplegarse esa capacidad.

A propósito de esto, el año pasado compartimos con Daniel Waisbrot un espacio de reflexión en la Asociación –que continuará este año- sobre los modos de concebir la socialidad, diferentes de la dialéctica del amo y el esclavo hegeliana, o de la psicología de las masas freudiana. La frase de convocatoria era “¿cómo hacer psicoanálisis ‘en el horror de una profunda noche’?”, aludiendo a una expresión de Alain Badiou a propósito del triunfo de Trump en EEUU. Se trataron de explorar los rastros de Eros en la sociedad de estos tiempos -fase superior de la fase superior del capitalismo-, apoyados en las reflexiones de algunos filósofos contemporáneos –Alain Badiou, Byung-chul Han, Jorge Alemán, Jean-Luc Nancy, Roberto Espósito y varios otros- que, cada uno a su modo, producen una profunda subversión del concepto de sujeto social, que necesariamente incide sobre la manera de concebir al sujeto del inconsciente. Tarea que espero se incorpore a la agenda del año.

Para terminar quiero hacer alusión a la imagen que identifica este ciclo. Se trata de la escultura del neoclásico Antonio Cánova, Psyché reanimada por el beso del Amor, de la colección permanente del Louvre.

Reproduce una escena de la compleja trama mitológica –ojalá algún especialista pueda aportarnos una reflexión autorizada sobre ella- de las peripecias del amor entre ambos. De todos modos a nosotros nos evoca conceptos de la teoría, y aporta una imagen inspiradora: la reunión entre pasión y razón, representación y afecto, evocativa de la idea de cura en los orígenes del psicoanálisis. Y para terminar con un final feliz, Eros y Psyché como fruto de su unión tuvieron una hija llamada Hedoné (para los griegos) o Voluptas (para la mitología romana), la personificación del placer sensual y el deleite.

 

22 de marzo de 2018



Más allá de la psicopatología. 

La presencia de Eros en la clínica

Daniel Waisbrot

Freud instituyó un saber psicopatológico. Es el psicoanálisis brillante de los historiales clínicos, por ejemplo. Pero al mismo tiempo planteó que los sujetos sufrimos por nuestra condición humana, por el estar en el mundo. En “El malestar en la cultura”, advierte la existencia de distintas fuentes de sufrimiento que no tiene que ver con la patología y produce un salto epistemológico al hablar de “sufrimiento”, generando una complejización teórica decisiva.

Quienes consultan, lo hacen porque algo les fracasa en su posicionamiento subjetivo, o porque algo de su deseo está perdido en una maraña intersubjetiva que no saben cómo se ha construido y que participación tienen en eso que les pasa. Sufren porque no logran encontrar los modos en los cuales desplegar y realizar en algún nivel su sexualidad, sus relaciones de amor, sus intereses libidinales, sus ideales. Entrampados muchas veces en resolver lo puramente autoconservativo, ceden en la realización de los enunciados identificatorios que los constituyen.  

Me parece crucial sostener la tensión entre ambos modos de pensar las problemáticas de nuestros pacientes, entre un saber que se pretende más universal, estructural, si quieren, científico, y otro que apunta más a ese uno a uno de cada vez, ese movimiento artesanal de la intervención. Pero también quiero incluir en esta problemática, al analista. A que nos pasa en ese análisis, cada vez.

Capicúa

Yo no voy a ser ese que le pega a la mujer. Así se presenta Raúl en la primera entrevista de pareja. Nos pusimos furiosos los dos, agrega Marcela, y él me agarró del cuello y me empujó. Eso detonó la separación. Yo me estoy por alquilar algo. Raúl plantea separar la convivencia, no la pareja. Yo la amo y ella también, pero lo más prudente es separar las casas hasta entender que pasa. Por eso estamos acá.

En algún momento de esa entrevista, cuentan de la edad. Ella tiene 24 y él, 42. Capicúa, dice Marcela sonriendo. Pienso en ese momento, en una fantasía de completud que les estalla en la pelea. Capicúa. Como Neuquén, agrega, redondito redondito. Raúl se sonríe. Pareciera haber un alivio después de contar la pena. Quiero probar la permeabilidad y les digo. Bueno, capicúa hasta que alguno de los dos cumpla años. Mas risas, no, no, no, estás equivocado, dice Marcela muy divertida. Yo nací el 1 del 12 y él, el 11 del 2, así que capicúa, capicúa para siempre. Empecé a preocuparme.

El escribe en un diario íntimo. Ella lo lee, no me entiende la letra e interpreta desde los celos, quiero irme a tomar aire, me bloquea la salida, me sentí violado en mi intimidad. Violado. Suena fuerte, dicha con furia. Ella lo mira, lagrimea. Tenías que usar esa palabra. Me salió, que querés, en algún momento tenemos que hablar de eso. El momento llega después de cuatro entrevistas o sesiones. La idea de separar la convivencia se realiza, no sin fantasías mutuas de separación. Trabajamos esa diferencia. Los dos dicen estar muy cargados de las historias familiares. Percibo fuertemente que son historias muy densas y todo el tiempo que se acercan al tema, se alejan. No los apuro. Les digo que cuando quieran me pueden contar pero que si no quieren no me cuenten. La palabra “violación” aparece todo el tiempo y percibo la necesidad de cuidarme de aparecer ligado a ella. Vengo de una familia de pedófilos, larga Raúl así como así, como si fuera un tema que tiene muy trabajado en su análisis. Mi tío abusó de mi madre toda la vida, aun cuando estaba de novia con mi padre. Él era un boludo, nunca vio nada. Mi madre tiene dos hermanos. Este que te cuento y una hermana. Ella abusaba de mí. Se acostaba en mi cama y me obligaba…seis…siete años…me hacía sexo oral. Cuando fui un poco más grande me obligó a hacérselo también a ella. Diez, once años. Mi tío miraba y se masturbaba. Cuando fui grande y lo encaré al hijo de mil puta, me dijo “pero yo nunca te toqué”.  Desde que murió mi padre hace diez años no veo más a nadie de ellos. Hice un juicio y logré que la casa de mi padre quede a mi nombre. Todos cómplices, no los vi más.

El discurso firme de la primera frase “vengo de una familia de pedófilos”, se fue haciendo más quebradizo. Cada tanto, Marcela lo tocaba, lo miraba, lo acariciaba. Ahora me toca a mí, dijo. Solo si querés hacerlo, volví a insistir. Es que es indispensable para que entiendas lo loco de estar juntos. Yo no sabía nada de eso de la historia de él. Nos conocimos en el trabajo (una dependencia del Estado). Estábamos en sectores distintos, pero nos cruzábamos. Ahora está todo complicado, viste como es, no te dan trabajo para hacer, te transforman en ñoqui y después te echan. A mí todavía no me llegó pero me aterra cada primero de mes que me llegue el telegrama de despido. Él está peor. Raúl interviene. Básicamente dejé de tener un puesto jerárquico y pasé a ser un cadete. Me quitaron todo, cargo, oficina, hasta la computadora. Por ahora no me echaron. Mi jefe dice que me está haciendo un favor. Así no te van a echar, yo te rebajo y nadie dice nada, no apareces más, así protegemos tu sueldo. Él es buena onda, también es una víctima. No voy hace cuatro meses por depresión. Mi trabajo me deprime mucho. Pero este no era el tema.

Pienso sin decirlo, que este también es el tema, el efecto multiplicador del abuso en el mundo del trabajo que habitan. Me aparece la idea de maletre[1]. Ya no el malestar freudiano que llena el mundo de los neuróticos, sino el malser, la desazón, la caída de todo referente que sostenga. La hipótesis con la cual trabaja Kaes, es que los debilitamientos  de los garantes de la vida social afectan a los garantes  de la vida psíquica. Pienso que Raúl y Marcela vienen de vidas complicadas, con familias sin ley en las que no se ha podido instalar aunque sea la ilusión necesaria de una garantía cuidadora. Y parece que el trabajo y el Estado, lo replican. Me parece imprescindible trabajar este tema en las sesiones, generar las condiciones elaborativas para procesar el desmantelamiento de la vida psíquica que produce el malser en la cultura[2].

Empezamos a salir, el chiste de “capicúa” lo hice yo y a Raúl le encantó, fue un flash de la primera vez.  A los pocos meses estábamos conviviendo…por una urgencia.  Yo tengo otorgada una perimetral  con mi familia. A mí me cuesta más que a él hablar de esto. Marcela duda, llora, se la percibe tensa pero decidida. Hasta hace un año no podía hablarlo ni conmigo misma. En serio, cuando quise empezar a hablar, contárselo a mi terapeuta…no podía. Me paraba sola frente al espejo y me decía, dale, contátelo a vos misma…y no podía. Ahora me cuesta, pero puedo…elijo muy cuidadosamente a quien. Lo loco es que él no lo sabía tampoco. Después de la perimetral, ya hacía como seis meses que vivía sola, y un día llego a casa y estaba la cerradura forzada, me asusté. Entré y estaban mis padres y mi hermano adentro. No podés seguir huyendo de nosotros, me cago en la perimetral dijo y enloquecí. Salí corriendo, fui a la comisaría y viste como son, ni bola. Después lo llamé a Raúl. Me aterraba volver al departamento. Me fui a la casa de él, le conté todo y me quedé a vivir.

El apuntalamiento es siempre en red,  en múltiples lugares simultáneos. En el cuerpo propio, en el cuerpo materno, en las condiciones de crianza,  en los espacios sociales. Cuando alguno de estos lugares  se resquebraja, o cuando muchos a la vez  replican sus ausencias, es cuando el malestar se agiganta en malser.  A veces las parejas se organizan mucho más a partir de esos apuntalamientos, mucho más cerca de la necesidad que del deseo. No siempre el apuntalamiento es un proceso intermediario que permite el pasaje a una retranscripción elaborativa. Podríamos decir, con Borges, no los une el amor sino el apuntalamiento.

Cuando ella me contó, yo me quedé helado, la contuve… recién varios días después le conté mi historia. Fue mágico, nadie en el mundo podría entenderme como alguien que pasó lo mismo, y viceversa.

Viceversa, capicúa, pienso, pero no lo digo. En la elección amorosa interviene aquellos que Badiou planteó como conjunción y diferenciación. Aquello que va a ser del orden del reencuentro, de la historia, de la repetición, sería “función de conjunción”, donde algo se contrae en lugar de expandirse. Pero también elección amorosa va a ser encuentro como novedad instituyente, “función de diferenciación”, expansión de la diferencia. Cuando en la clínica nos encontramos con que casi todo sucede del lado del puro reencuentro, cuando la repetición insiste tanto, estamos en el terreno de las problemáticas más serias del vínculo.

La sesión fue larguísima. No podía cortarla. No quería. Y en ese momento del final, tuve la imperiosa necesidad de decirles: bueno, les agradezco que hayan sentido la confianza como para contarme estas historias tan duras. Me sorprendo de lo “imperioso” de decirlo. Me quedo pensando en porqué lo hice. En esos instantes previos, pensé en cambiar el “les agradezco” por algo menos intenso, como “qué bueno que…” pero no. Era así el decir imperioso. Les agradezco. Algo más sucede cuando los despido en la puerta. Cada uno al saludarme me abraza. Lo siento raro, pero no mal. Tampoco bien. Raro. Percibo  que algo se instaló entre nosotros para ser analizado.

La caída del capicúa

Luego de varios meses se hizo presente el tema de la sexualidad. Raúl tiene HIV desde hace más de diez años.  La pregunta acerca del contagio  estaba en el aire.  En las sesiones el tema eran los enojos de Raúl y su agresividad, frente a situaciones conflictivas menores. Después se calmaba y se excusaba.  Cuando cogemos yo  me pongo nervioso porque no puedo acabar y ella se cansa después de un rato, es lógico. Es que va más allá, agrega Marcela, no nos estamos pudiendo encontrar… tampoco en la cama pero no solo en la cama. En esos días me animé a preguntarle y me  enteré del porqué del contagio…eso me pesa. Raúl se enoja y responde al borde del grito. Ya te lo había dicho mil veces, no es de ahora, pasé un período oscuro de mi sexualidad cuando rompí con mi familia. Me la pasé rompiéndole el culo a un travesti tras otro. Estaba agresivo, hice lo que me hicieron. Pero eso fue hace más de diez años, sí, me gustaba ser agresivo en el sexo, violento, romperles el culo… Pero eso ya pasó hace mucho, no es así ahora.

Es cierto, conmigo es tierno, pero a veces para acabar se pone…

¡¿Se pone que, se pone que, te golpee alguna vez?! ¿Te rompí el culo alguna vez? Perdón que lo diga así, pero… me enloquece este asunto de ser el violado-violador. Eso me enloqueció muchos años, por eso me da miedo en tener hijos… no se… ¿yo estoy destinado a eso Daniel? Leo cada cosa… ¿es así?

Evalúo que decir. La expresión de Raúl es testimonio de lo ominoso. Me parece necesario decir algo que permita salir de la idea de “destino inexorable”. Una semana después de esos episodios, Raúl me escribe un WZ. Daniel buen día. Marce y yo cortamos la relación. Queríamos ir igual para hablar del corte pero no va a poder ser. No sé ni cómo contarlo, prefiero no hablar y seguirlo en mi análisis. Gracias por todo.

Al día siguiente me llega otro mensaje, esta vez de Marcela. ¿Puedo llamarte? Hablamos. Mi decisión es firme. Se violentó porque en lugar de encontrarnos me fui a  cenar con mis amigos del trabajo. Cuando llegué después a su casa estaba furioso. Le tiró dos piñas a una puerta. Esto es así para no pegarte a vos. Ahí me fui y no quiero más.

Fue como una sesión telefónica. Marcela me contó lo que nunca había contado. Sus recuerdos estaban teñidos de violencia. Golpes de todos contra todos. Al llegar la noche no podía dormir, temía que alguien entrara por la puerta en la mitad de la noche. Yo no tengo recuerdos nítidos de haber sido abusada, pero si tengo las sensaciones en el cuerpo. Un día lo hablé con mi mamá que era con quien mejor me llevaba. Ni bien empecé a hablar me agarró del cuello y me dijo “ni se te ocurra pensar que fue tu padre el que te hizo esas cosas”. Fue como una confesión. Sigo sin acordarme, pero tengo como flashes, todo se fue haciendo más nítido, pero los golpes sí los recuerdo, por cualquier cosa y muy frecuentes. Por eso me fui y por eso la perimetral. No pienso volver a ver a Raúl…  estas sesiones me hicieron pensar que no se puede… o que yo no puedo.

 



[1] «Malêtre» es el término –el neologismo– con el que el autor se refiere a «algo distinto a un malestar («malaise»), más bien un cuestionamiento de la capacidad de ser y de existir en suficiente acuerdo consigo mismo, con los otros y con el mundo» (R. Kaës, 2012).

[2] Confrontados a la desazón  en nuestra cultura y al tratamiento del sufrimiento psíquico que ella genera, el psicoanálisis debe poner a trabajar todos los recursos del conocimiento del inconciente de los cuales dispone, en todos los dispositivos en donde el inconciente se manifiesta y produce sus efectos. Lo que hoy puede el psicoanálisis es tratar ciertas formas de la desazón contemporánea y dar cuenta de ello a condición de explorar las relaciones que mantienen el espacio psíquico del sujeto, el espacio de los vínculos intersubjetivos y el espacio psíquico propio de las configuraciones psíquicas que son los grupos, las familias y las instituciones. (Kaes, R. 2014)